lunes, 18 de abril de 2011

Replica a Lubrio, el software libre es una galaxia donde el software socialista es una constelación.

En el mundo del software y del hardware, es imposible no darse cuenta que estamos en una guerra donde el campo de batalla es básicamente sobre la propiedad, y sus tres componentes: El uso, el disfrute y la disposición. El software privativo, tal como su nombre lo indica, implica que el uso, el disfrute y la disposición pero principalmente los dos primeros puntos, queda a discreción del dueño de la cosa o en este caso del conocimiento de ese “algo”. El software libre en cambio, la propiedad, cede el uso y el disfrute libres. Si entramos a detalle nos daremos cuenta que esta situación se asemeja bastante a la situación de la economía global en la que nos encontramos, desde la industria de medicamentos hasta el mismo mercado de importaciones, por lo tanto cada decisión que tomamos debe ser cuidadosamente planeada ya que a futuro se puede revertir en nuestra contra.

Soy de las personas que piensa que debemos fortalecer el software nacional, y que mejor medio que el software libre, lo mismo ocurre con el hardware. El FLISOL del Sur, el profesor Samán presentó la propuesta del software socialista que de manera resumida se define como “libre de capital, libre de compañías, libre del mercado, libre de la propiedad, libre de burocratismo y libre de explotación” además como el software (y porque no el Hardware) deben tener una intima relación con las necesidades sociales. Desde ese punto de vista el software socialista es la medida que debemos tomar para el desarrollo nacional. Pero eso se trata de un compromiso no de una propaganda, es ahí donde replico las opiniones de Lubrio, en caer como muchos en la propaganda para olvidar los compromisos.

Es fundamental la necesidad de más ferias de Software Libre en contacto con la sociedad, pues lastimosamente el desarrollo del mismo internacionalmente hablando resulta en un camino donde a los programadores nos arrean, una practica común en la academia, donde “la autonomía” se confunde con “la monarquía feudal” pero este tema lo tocaré después. Un ejemplo de como nos arrean, es que existen al menos 3 proyectos de Impresoras 3D como Hardware libre pero no existe una impresora de oficina open hardware… como si se tratase de un tabú imprimir unidimensionalmente (las impresoras clásicas imprimir una o varias líneas que luego con el rodillo crear una figura o forma en el plano. Es ahí donde el software socialista: libre de mercado, de burocratismo y de compañías; puede alcanzar la meta, pero este trayecto se construye con el ejemplo.

El sistema operativo Canaima en sus estado actual, puede ser ejemplo de ello, se caracteriza por moldearse para el entorno educativo (donde actualmente la plataforma tecnológica en cierto modo es escasa), y en su versión 3.0 se adapta bastante bien a diferentes tipos de usuarios, gracias a una serie de aplicaciones necesarias para un usuario común (suites ofimáticas, navegadores) como algunas utilidades para industrias o servicios (como programas programas de planificación y mapas mentales). Aunque aun le falta un instalador de paquetes adicional al synaptic (como software center) y varias actualizaciones de driver (que lastimosamente no es culpa de ellos, si no que actualmente no se encuentran en Debian por lo momentos pero si en Ubuntu). Canaima sirve de ejemplo porque existe esa relación de comunidad programador para hacer un software que cumple con los estándares necesarios en nuestro país.

Considerando esto, es normal hacer valer el hecho de la necesidad de implementar el software socialista en la construcción del desarrollo no obstante, hay que reconocer por ahora esa idea es una meta, y caer en la guerra interna no es precisamente lo indicado, en el FLISOL del norte, se tocaron temas mas técnicos, y logro integrar personas incluso de oposición y hacerlas que entren a la UBV cosa que según muchos eso no existe. Muchos de los programadores que no fueron al FLISOL del sur se debe a motivaciones políticas, o mejor dicho a la mal interpretación sobre el concepto de política cuando se confunde con el concepto de propaganda, aunque esto se debe al efecto de las mismas… Somos chavistas, no socialistas, ese es el slogan que cargamos todos, dando entender que ni siquiera somos Venezolanos y más que combatir la desinformación la reafirmamos cuando montamos guerras a los oponentes equivocados. Si tenemos diferencias, se hacen treguas, principalmente porque aun nuestros programas derivan de un código imperialista… Si por ejemplo a Canaima se le pone un logotipo que diga Hecho en Socialismo, entonces, con todo el asco del mundo pero con sinceridad, deberíamos poner una “pica” que diga “Hecho en imperialismo” ya que de ahí vino el origen del código y comparte los mismos errores, que aunque aun están presentes estoy seguro que desaparecerán con el tiempo.

Situaciones similares ocurren con las Canaimitas, que realmente se denominan Class-Mate, y si es de una empresa norteamericana llamada Intel. Turpial, el programa alternativo de Tweetdeck, fue totalmente hecho en Venezuela, pero los programadores, hasta donde se no demuestran tendencia política. De alguna manera atacar o menospreciar el trabajo del programador técnico solo hará que los programadores recuerden porque Windows aun tiene éxito y porque las distribuciones de Ubuntu son las que generalmente tienen más éxito… porque reciben un salario, salarios altos que en comparación al salario que ofrece LOCTI. Como no, eso tiene que cambiar pero los escenarios no están para montar guerras, si no para definir el desarrollo nacional que por ahora parece solamente enfocado a apagar fuego.

En resumen considero MUY positivo que existan dos FLISOL, incluso deberían existir dos tendencias Y que la tendencia socialista este presente mas no acapare la visión técnica, debemos invitar, no amenazar. Como no, pueden existir un FLISOL social, que se acerque a las comunidades, que enseñe las bondades del software libre y como utilizarlo para el desarrollo nacional. En un FLISOL más técnico, con el componente socialista, pudiéramos dar más ejemplos de que tan lejos se pueden llegar, y usar de ejemplo Google que aunque sea una empresa privada, si se entregase el capital a la comunidad a la que pertenece existiría un gran desarrollo sin explotar el programador.

La idea es no caer en hipocresía, “Dame tu código, para decir que es socialista” pero si, “Oye tu estas mal, y con el ejemplo te lo iré demostrando”. El efecto de esto es un programador mas consiente, y un software de mejor calidad, ejemplo Oracle con OpenOffice/LibreOffice, una vez que sus programadores se retiraron de Oracle y crearon LibreOffice, Oracle no le quedo más remedio que entregar el código y desarrollo a la comunidad… El software socialista es el objetivo, lleguemos a el con el ejemplo. Y felicitaciones aquellos que siendo aun de la oposición, no le han desinstalado Canaima a las Canaimitas y tristeza ajena aquellos revolucionarios que desinstalaron Canaima para poner Windows.

Software Libre a Software Socialista por Eduardo Samán: http://eduardosaman.org/wp-content/uploads/downloads/2010/08/Del-Software-Libre-al-Software-Socialista.pdf

Por qué hubo dos FLISOL en Caracas por Luigino Bracci: http://lubrio.blogspot.com/2011/04/por-que-hubo-dos-flisol-en-caracas.html

Nota: como siempre, me disculpo si lo que quise decir y lo que escribí se difieren… suele pasar… U_U