jueves, 26 de septiembre de 2013

Critica al caso de Beatriz de Majo.

Saludos nuevamente, luego de mi ya ausentado tutorial de como hacer un webapp, no pude resistirme a opinar sobre el caso de Beatriz de Majo y su contratos con la cancillería y los bancos del estado. Es muy fácil culpar a nuestro oponente, pero el problema realmente es parte de un cáncer maligno en nuestras empresas publicas y no, no es por culpa de la oposición, ella es solo el instrumento de esas células que atacan nuestro sistema publico pero desde hace ya más de 10 años y no, tampoco es el oficialismo, si no una carencia de orden y doctrina... Si DOCTRINA, esa palabra oscura que nadie quiere tocar pero va más allá de la imagen de niños marchando al himno del partido comunista, si no de la doctrina de la moral e ideales.

Trabajo en el sector publico, sin ir muy lejos en el gran sector del transporte publico, Metro de Caracas, salvo por MetroBus, no tiene competidor, por lo que los lineamientos del sector privado no aplicarían en ella. Internamente aprendí como es la jungla del sector publico, recordemos que Metro, aun siendo publica, solo ahora es una empresa política, y si POLÍTICA, aunque sean alérgicos a esa palabra pues la confunden con partidismo. Una empresa política es aquella que cuyos objetivos se conjugan con una estrategia nacional. El gobierno, en apoyo al estado, buscará la manera de proveer los recursos necesarios para que la estrategia se cumpla. Un grupo particular de empleados no siempre aprueba esto, llámese corporativismo o ilusión de familia empresarial, existen empleado que ven su empresa alejada de la estrategia nacional y observan que la empresa debe ir a la eficiencia. Esto se puede ver de muchas maneras pero el tema lo congelo para retomar el tema de Beatriz de Majo.

¿Que ocurre en las empresas del estado? Uno de los problemas mayores se pudiera decir que son las bases del corporativismo que nos dejaron, aunque en si, no el efecto de familiarización de sus empleados, si no la puerta al sentimiento de dependencia de que la propia empresa no puede generar sus propios desarrollos independientes. Las empresas cuando enfrentan un problema fuera de su propio objetivo (suponiendo PDVSA, producir y exportar petroleo) por ejemplo, una pequeña plataforma para administrar el salario de los empleados, van automáticamente la contratación. Esto es viable, no es negativo, es una manejar de manejar las cosas pero el problema esta en tus criterios para selección. Muchos como Miguel Enrique Otero, Beatriz de Majo entre otros... muy familiarizados con este concepto tomaron la decisión de asociarse con empresas de alta valoración para el mercado en el que se desempeñan o bien crear representantes nacionales de casas matrices internacionales que los ponen un ranking muy alto como para no ser elegidos.

¿Cual es la causa del problema? Nuestras empresas no tienen una base moral firme de seleccionar a sus contratistas, se apegan a la filosofía del prestigio internacional para valorar los representantes nacionales. Algo viable en la empresa privada pues su objetivo sera siempre la ganancia de capital y la optimización de recursos, pero la empresa publica tiene un paradigma distinto... Una empresa con Beatriz de Majo a la cabeza, bajos su ideología racista, no contratará venezolanos, o lo que es peor, contratará extranjeros pagandoles en dolares, dolares que se los pedirá a la empresa contratante, dolares de nuestras reservas que afectan directamente el dolar implícito y recae sobre nuestras compras del día a día...

¿Cual es el entorno del problema? En la administración publica pudiéramos hablar de tres filosofías de trabajos, un empleado puede tener las tres como puede obedecer a solo una. Tenemos el empleado 15 y ultimo, preparado únicamente para trabajar por un salario; el empleado corporativo adoctrinado, que ama a su empresa donde trabaja por encima de las necesidades estatales y por ultimo el empleado publico nacionalista que participa en una empresa y es consciente de los efectos de la misma sobre el pueblo. Como se imaginaran el problema se centra en el primero, que se apoya su argumento en el segundo y obvia al tercero. Quien contrata estos servicios, maneja la mentalidad de que la empresa publica, siguiendo la filosofía del tercero a conveniencia, que el presupuesto nacional es ilimitado, por lo tanto luego se apega en el segundo pues en vez de utilizar recursos estatales y/o nacionales, se apoya en el argumento del objetivo de la empresa para justificar el outsourcing sin importar el precio.

Venezuela posiblemente carece de recursos industriales para generar productos terminados, pero no carece de genialidad, aunque usted no lo crea, somos una mano obra muy especializada y preparada, y con nuestra triste estado económico, nacionalmente somos muy rentables. Cada vez que se importa un outsourcing no se "importa" pues este no se queda, simplemente esta de paso pero cobra en moneda extranjera, a veces un experto puede pasar los 10 mil dolares mientras que un ingeniero no pasa de 250$ en paralelo o 1600$ en oficial mensual... Muchas veces para su sorpresa camaradas el nacional sabe tanto o mas que el extranjero. Para poder caminar camaradas, no debemos saltar, simplemente debemos caminar y mas adelante correr.