sábado, 15 de mayo de 2010

La verdadera cara de los destructores del país, la seudo-meritocracia.

Este post va en respuesta a post de Ignacio De León en los blogs de Noticiero Digital “Los rivales de nuestros hijos”.

En lo que va de Evolución Social se ha esperado que la sociedad coexista sin problemas de clases, raciales o sociales de cualquier índole, sin embargo esta coexistencia no entra en la agenda de cualquiera que vive de la victoria de otros, se trata de una seudo-meritocracia, hacer que otros piensen que escalan posiciones cuando realmente compiten por ser esclavos más eficientes.

La educación tiene un factor importante ya que es la base del progreso de cualquier conjunto social, la base obviamente el poder expresar o que una sociedad posea la capacidad de registro de información (leer y escribir) y poder procesar dicha información (las matemáticas), una vez que una sociedad tiene dicha capacidad se aumenta la complejidad con le fin de lograr tareas de forma más eficiente y practica, es ahí donde las ciencias (científicas, sociales, económicas y humanísticas) toman un rol importante. Es atreves de la educación que un estado socialista puede mejorar en cualquier ámbito, y es necesario reflejar que el trabajo del hombre tiene cuotas importantes para la sociedad en la que participa.

Sin embargo, retomando el post que mencione, países que se fueron por el camino de la meritocracia ven la educación como algo segundario, pues no es el estado quien interviene si no la empresa privada la que toma la decisión sobre la educación de la población dejando al estado encargado solamente de la educación básica y aun no es lo mismo en muchos países. Este modelo visualiza al estudiante como un producto o materia prima cuando egresa (la universidad lo ve como producto mientras que la empresa como parte de la materia prima) la cual debe actualizarse o caerá en el proceso de rotación. Con el paso del tiempo esta posición se fue puliendo pero para ventajas de unos y no de un ente común, es el patrón multinacional quien tiene la máxima posición, mientras que todos los demás son empleados quienes tiene que esforzarse a un máximo desempeño para que fracasen antes de su vida útil y sean rotados, las escusas son bienvenidas con tu carta de renuncia.

Así se crea la imagen de seudo-meritocracia figurando solamente como una meritocracia salvaje, miles de personas se esfuerzan pensando que el trabajo mental es la única vía al progreso familiar y personal, y dando el aspecto que los trabajos físicos simplemente son denigrantes, vivimos en una sociedad salvaje donde a la final todos somos empleados asalariados buscando más dinero y menos humanidad, de este modo no hay progreso solo existencia.

Spiritual Union

Aun recuerdo las veces que me preguntan, que porque estudie Ing. Mecánica… Siempre respondo igual: “Por los Power Rangers” XD, aunque mi lógica parezca fuera de lugar, lo hago por que mi imaginación me puso un objetivo, ver una serie de maquinas que le quiten el aliento a cualquiera. Este objetivo evoluciono conmigo, ya no parecen imposibles… ¡¡¡Puedo hacerlo!!! y lo hare algún día… Si no tuviera infancia, si no hubiera sido niño, no tendría objetivos en la vida mas que sobrevivir, eso se lo debo a mi mamá, quien aun recuerdo su decisión para que yo estuviera bajo la dictatorial, deformante y liberadora educación francesa del Colegio Francia, “Quiero que mi hijo sea libre, libre decidir lo que quiere que sea, y si el quiere ser terrorista que así sea, no quiero que lo eduquen ni la iglesia ni la educación americana, solo le lavarían cerebro”. Si he alcanzando algún tipo de éxito, se lo debo a esa sabia decisión… como decía Bernard Shaw: “Mi educación fue muy buena hasta que el colegio me la interrumpió”.

No creo en el modelo competitivo, creo en el modelo igualitario, que sea cada quien el derecho a elegir su camino, y sin importar cual, vean en ellos igualdad de oportunidades. Si no solo nos espera la peor cara de nosotros, la ridiculez de pelear por se el esclavo más bonito y no la persona más integra para un puesto.